sábado, septiembre 03, 2005

El buen gobierno


"Alegoría del Buen Gobierno", de Ambrogio Lorenzetti. S. XIV

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

La composición está presidida por un monumental y mayestático personaje masculino coronado por las tres virtudes teologales (Fe, Esperanza y Caridad), que porta los tributos de la soberanía de la ciudad, entre ellos el escudo circular con el relieve de la Virgen, protectora de Siena, y a cuyos pies, en el escabel del trono, la loba amamanta a los gemelos Senio y Ascanio, hijos de Remo y fundadores de la ciudad. Es el Buen Gobierno flanqueado por las virtudes cívicas, todas ellas coronadas, necesarias para el buen gobernar: la Magnanimidad, la Templanza y la Justicia a la izquierda, y la Prudencia, la Fortaleza y la Paz a la derecha. Los pies de esta última aplastan los signos de la guerra: sin paz no hay prosperidad, la señal más contundente del buen gobierno. La entronizada Justicia sostiene en lo alto la Sabiduría. De los platillos de la balanza cuelgan dos cuerdas que son recogidas, abajo, por la elegante Concordia y por el último de los veinticuatro consejeros de la República. En la parte derecha los enemigos, hechos prisioneros, son custodiados por los soldados. En la parte inferior y superior corren sendos frisos decorativos que incluyen inscripciones y cuatrilobulados figurados, en este caso con la Gramática, la Dialéctica y la Retórica, esto es, las artes del Trivium

06 septiembre, 2005  
Anonymous willy said...

El mayor peligro del gobierno es gobernar demasiado

06 septiembre, 2005  
Anonymous Anónimo said...

"Curiosamente los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado. Una dictadura es un estado en el que todos temen a uno y uno a todos". Alberto Moravia

06 septiembre, 2005  
Anonymous Anónimo said...

"No se debe tener ni amor ni odio hacia los hombres que están en el gobierno. Se debe tener para ellos el mismo sentimiento que se tiene por un cochero; conduce bien, o conduce mal, eso es todo". Alfred de Vigny.

06 septiembre, 2005  

Publicar un comentario

<< Home